Seis baldosas

Texto: Juan Cruz Balián
Ilustración: Silvia Hapko

Seis Baldosas

Seis baldosas, ponele,

a veinte centímetros cada una es un metro veinte.

Siete baldosas entonces, lo que ocupa

un pibe tirado

si contás la mancha de sangre,

serán

dos o tres milímetros más de pibe, volcado,

y alrededor la gente,

con cara de vecinos, con cara de maestros,

son la gente que mira,

y al mirar hacen que el pibe exista aunque esté tirado,

conteniendo con la ropa la sangre contra el piso,

para que no se vuelque, como él,

que no se derrame,

porque la necesita.

¿Hay un médico? grita alguien,

un médico en caballo blanco y capa roja,

no, de esos no nos quedan.

Hay sirenas que se acercan  pero son de las otras,

y el pibe sabe que la luz azul no lo salva.

Empezó como una pelea dicen unos,

un robo gritan del fondo, y comentan que el pibe fue visto

 hace dos noches saltando una tapia.

pero eso no explica, porque el pibe está solo y no cuenta,

no explica por qué y porque ahora se ahoga en su sangre.

Si lo hubieran visto hace quince minutos,

parado como un gallito, en no más de dos baldosas,

el pecho erguido,

las piernas firmes, se hubieran maravillado.

El señor del puesto de diarios hubiera dicho, para adentro,

qué lindo pibe, sin obscenidades, un hombrecito pequeño,

la naturaleza explotando en cada músculo,

la luz del día toda en los ojos, hasta en las amígdalas cerebrales,

dispuesto el pibe a no dejarse joder,

no dejarse llevar por el grandote que lo aprieta,

que le dice yo sé donde vivís,

dónde está tu vieja, yo me la garcho a tu vieja,

y el pibe que quiere matarlo pero no puede porque

es grande y adulto y policía,

el pibe que intuye, adivina, que hay muchos modos de golpear y suelta

sin pensarlo, la frase suicida.

-rati puto, te voy a matar a tu familia-

y la mañana se detiene y el rati lo mira,

desencajado, le apunta, desencajado, y

le quiebra el aire de un disparo, le inunda los pulmones,

le afloja las piernas todo de un disparo,

como si fuera fácil, como si no costara acostar un pibe

y dejarlo tirado, midiendo las baldosas.

Anuncios

Un comentario

  1. Duro, buenísimo, muy bien contado. Felicitaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: