Un cuento medio boludo

Ilustración: Federico Ben Cattan
Texto: Gabriela Cancellaro

un cuento medio boludoTe felicito, hijo mío, has hecho lo correcto.

¿¿¿Dios??? ¿¿¿SOS VOS DIOS??? Pero yo pensé que no existPERDONÁME DIOS PERDONÁME, YO NO QUISE YO SIEMPRE FUI BUENO TE LO JURO POR VOS EN SERIO DE VERDAD NO QUERÍA PERO PERO

Pero nada, has hecho un bien, y Yo te felicito.

PERO ME OBLIG¿eh? Que me felicit¿EH? Pero acabo de matar al tipo este.

Sí, pero se lo merecía, era un hijo de puta. La fajaba a la mujer, el muy cagón. Así que está bien, uno menos, hijo mío.

Dios, yo no sabía que el tipo fajaba a la mujer, yo lo maté porque me estacionaba el auto en la puerta de casa todos los días, ¿te das cuenta? ¡PERDONÁME DIOS, SOY MALO, PERO PROMETO QUE NO LO VOY A HACER MÁS, DIOS!

No importa eso, hijo, de verdad te digo, hiciste bien. Ojalá todos tuvieran tu voluntad de limpiar un poco este mundo. Yo no doy más, te juro.

Pero Dios, vos no podés pensar así. Vos sos Dios, vos me tenés que castigar.

Yo puedo pensar como quiera, porque soy Dios, entonces…

No, bueno, pero me siento raro, no está bien esto.

Sí, está bien, en serio te lo digo. Yo, Dios, te felicito de corazón.

Basta, no me felicites más, me siento mal. Me tenés que mandar al infierno, a que me castigue el Diablo por toda la eternidad.

JAJAJAJAJAJA. Pero no, hijo mío. Yo soy el Diablo. Reflexioná dos segundos. Yo te espero.

Si yo soy el todopoderoso, ¿no pensás que ya lo habría matado hace rato al ‘Diablo’? TODOPODEROSO. TODO. PODEROSO. TODO-EL-PODER. TO DO PO DE RO

Ok, ok, ya entendí.

No, el Diablo soy yo cuando tengo ganas de coger, o de drogarme fuerte. Es como un avatar. Cuando se dieron cuenta de que Yo no era muchos dioses, me tuve que armar un alter ego. Pensé que iba a ser más complicado, con toda esta moda del monoteísmo, pero funcionó, es casi un milagro, jeje. Aunque ahora es mucho más aburrido, ya vieras.  Siempre algo se encuentra, claro, pero qué buena época fue esa de las culturas precristianas, no sabés. Mujeres, hombres, púberes, animales, orgías públicas… lo que quería, lo tenía, todo ahí, servido en bandeja. Ahora la gente ya no coge tanto.

Dios, creo que estoy en shock, acabo de matar a un hombre.

Y lo bien que hiciste.

Cortála. Dejáme terminar. Acabo de matar a un hombre y eso es pecado mortal. Yo pensé que no existías y si no hay castigo después, ya fue todo, pensé. El tipo me tenía HARTO, HARTO. Todos lo santos días estacionaba el auto en la entrada de mi garage. Y yo lo maté. LO MATÉ, DIOS. ¿No te das cuenta de que estoy completamente loco? Soy un asesino. Le hundí un cuchiBLUARGH BLUARGH en la cabezBLUUUARGH por estacionar un autBLUUUARGH qué ascBLUARGHAJJJJJ. Me vomité el pantalón, la puta madre.

A algunos les pasa, sí, el vómito es como un efecto residual de matar gente. Sale con agua.

Me tenés que mandar al infierno, porque sabés qué, Dios, en el fondo, ahora que te tengo acá, la verdad verdad es que no me arrepiento, olvidáte de que te pedí que me perdones, me tenés que castigar, sos Dios, es tu trabajo, yo no soy de esos caretas que la hacen y después hacen como que les da culpa para quedar bien con vos.

Pero ustedes no tienen que quedar de ninguna manera conmigo, yo no los castigo porque son como animalitos para mí. No hay después para vos, hijo mío, yo no hice sus almas eternas y todo eso que dicen por ahí. A mí me chupa un huevo cómo se manejan y cómo se portan, yo los dejo ser nomás. Si total, se mueren y listo.

Necesito sentarme. Me da vueltas todo.

Echáte y levantá las piernas, así te baja la sangre a la cabeza.

Tengo que procesar esto.

Sí, lógico, lógico.

Es una estafa. Existís, pero no significa nada.

Algo así, sí. Bueno, los hice, eso es verdad, eh. Pero lo demás es invento.

Pero no puede ser.

Pero es.

Pero está mal.

A mí no me importa porque soy Dios.

Pero yo voy a ir preso.

Ah, bueno, eso es problema tuyo. Yo opino que hiciste bien, pero tampoco voy a obstruir a la justicia, imagináte.

Esto es terrible.

Al menos no hay vida eterna, qué sé yo. Te podés matar en cualquier momento y listo.

Claro, porque el suicidio tampoco está mal para vos, entonces.

Nah. A veces a algunos los quisiera felicitar, pero como se mueren, me quedo con las ganas.

¿Pero qué, vos vas por ahí felicitando gente que mata? Esto es una locura. Creo que me voy a desmayar, creo que… no sé. ¿Eso es sangre? ¿Qué hago con este cuchillo en la mano? ¿Qué hice, dios mío? ¿QUÉ HICE?

Bueno, hijo mío, veo que estás teniendo problemas para asimilar la situación. Yo te voy a dejar para que te tranquilices, eh. Tengo que ir a felicitar a un iraquí que acaba de decapitar un soldado que estaba por violar a su mujer y su hija. Estos yanquis, mirá…

Pero ¿por qué? ¿Por qué?

Es que me aburro, hijo mío. Me muero de aburrimiento. 

Anuncios

2 comentarios

  1. eh, gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: